Archivo Municipal de Villamalea

 

El Archivo Municipal de Villamalea es el organismo dependiente del Excmo. Ayuntamiento de Villamalea encargado de recoger toda la documentación generada por esta administración local a lo largo de su historia, con la finalidad de organizarla, preservarla, custodiarla y ponerla a disposición tanto de las distintas oficinas municipales como de los ciudadanos, facilitando con ello el acceso a la información y fomentando la cultura.

 

  • Instalaciones.

El archivo se encuentra ubicado en la primera planta del viejo edificio situado en el número 2 de la plaza de la Iglesia de Villamalea, en lo que antes eran las oficinas del antiguo ayuntamiento. Consta de dos grandes habitaciones de unos 60 m2 destinadas a depósito de archivo, una pequeña oficina y una sala de consulta de documentos con capacidad para seis puestos de lectura. Fuera del inmueble existen también dos pequeños depósitos más en la propia casa consistorial que sirven de apoyo a las oficinas municipales, al Juzgado de Paz y al Registro Civil de Villamalea.


Depósito del Archivo Municipal de Villamalea Sala de consulta de documentos

Depósito del Archivo Municipal de Villamalea Sala de consulta de documentos

 

  • Fondos Documentales.

 

- Fondo municipal.

El Archivo Municipal de Villamalea custodia la documentación producida y conservada por el Ayuntamiento de Villamalea, desde mediados del siglo XVI hasta la actualidad. Es el fondo documental más importante y la verdadera razón de ser del propio archivo. Abarca la mayor parte de los documentos conservados (más de 350 metros lineales) aunque al mismo tiempo es el fondo más fragmentado e incompleto ya que, por desgracia, ha sido mucha la documentación que durante siglos ha terminado desapareciendo por diversas circunstancias. A pesar de ello se conservan casi intactas algunas series documentales, desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad; como por ejemplo, las actas del pleno o los expedientes de presupuestos del ayuntamiento. También cabe destacar dentro de este fondo toda la documentación antigua de los siglos XVI al XVIII, compuesta básicamente por algunos libros sueltos de actas capitulares, cuentas de propios y arbitrios, del pósito, alcabalas, provisiones, o las respuestas particulares al Catastro del Marqués de Ensenada.

 

- Fondo del Juzgado de Paz y Registro Civil.

El Archivo Municipal de Villamalea guarda también un fondo documental mucho más pequeño pero no por ello menos importante, compuesto por toda la documentación generada por el Juzgado de Paz y el Registro Civil de Villamalea, desde su creación en el siglo XIX hasta la actualidad. Se encuentra custodiado en estas instalaciones por no disponer estos dos organismos, a día de hoy, de un local de archivo propio y ubicarse además sus oficinas en el mismo edificio de la casa consistorial. A esta circunstancia hay que añadirle también el hecho de que históricamente todos estos documentos de tipo judicial se han ido depositando en el archivo municipal debido a que antiguamente los mismos funcionarios del ayuntamiento eran también las personas encargadas de llevar el juzgado de paz y el registro civil y la documentación que generaban, simplemente la iban guardando junto con la del ayuntamiento.

 

- Fondo del Patronato “Francisco Franco” para la mejora de la vivienda rural.

Es un pequeño fondo compuesto sólo por varias cajas de documentos relativas a este patronato de vivienda pública de época franquista. Su documentación fue gestionada en su día directamente desde las oficinas del ayuntamiento, quedando depositada posteriormente en las dependencias del archivo municipal.

 

- Fondo notarial.

Se trata de un pequeño fondo notarial antiguo formado por varias escrituras y protocolos notariales de algunos escribanos villamalenses de los siglos XVII al XIX conservados en el archivo municipal.

 

- Fondo de publicaciones locales.

No es en sentido estricto un fondo archivístico pues no alberga ningún documento sino publicaciones periódicas de Villamalea editadas por el ayuntamiento o en las que la institución local ha tenido algún tipo de colaboración (periódicos locales, programas de fiestas, deportivos, culturales, carteles, etc.).

Documentación del archivo

Documentación del archivo

 

 

  • Servicios y condiciones de acceso a los documentos.

 

El Archivo Municipal de Villamalea proporciona un servicio interno de préstamo de documentos a las oficinas y organismos dependientes del Ayuntamiento de Villamalea para el desarrollo diario de su trabajo y al mismo tiempo tiene también establecido un servicio externo de consulta de documentos para todos los ciudadanos. La documentación no se puede dar ni prestar al público pero sí se puede consultar con las únicas restricciones que marca la ley estatal y autonómica en materia de archivos públicos y de acceso a los documentos, pudiendo obtener copia de ellos previo pago de la tasa correspondiente que en cuestión de reprografía y reproducción de documentos tenga estipulada el Excmo. Ayuntamiento de Villamalea en cada momento.

 

 

  • Historia del Archivo.

 

Hablar del nacimiento del Archivo Municipal de Villamalea es sinónimo de hablar de la génesis del propio Ayuntamiento de Villamalea, allá por los primeros años del siglo XVI. Se puede decir que en el momento justo en el que aquel primer concejo elaboró su primer documento y tuvo la necesidad de guardarlo para poderlo utilizar más tarde, nació el archivo municipal.

 

Históricamente, ha existido en Villamalea cierta preocupación por tener bien organizada y custodiada toda la documentación municipal. Esto es apreciable a simple vista en la cantidad de documentos conservados, la antigüedad de algunos de ellos y en las reseñas históricas que del propio archivo municipal existen. Tal circunstancia se debe fundamentalmente a que los documentos han sido en épocas pasadas y siguen siendo actualmente también, muy valiosos para cualquier ayuntamiento pues constituyen la prueba escrita que hace valer los derechos de que goza el municipio o las obligaciones a las que están sujetos sus vecinos. Por eso, desde muy antiguo se ha intentado siempre tener a buen recaudo todo el patrimonio documental municipal. Un claro ejemplo de este empeño por guardar y controlar los documentos, lo encontramos en Villamalea en un antiguo inventario de archivo del año 1594 que se conserva en un libro de actas capitulares. En él aparecen enumerados y descritos brevemente todos los privilegios, provisiones, libros de actas, cuentas, pleitos y demás papeles que en aquella época tenía el primitivo Concejo de Villamalea; una documentación que en sí y en conjunto constituía el primer archivo municipal que tuvo el pueblo. Cabe decir en este sentido que el concepto de archivo que había en aquel entonces y durante toda la Edad Moderna, no se corresponde con la idea que tenemos hoy en día de estas instalaciones municipales, entendidas como un local lleno de estanterías con cajas de cartón repletas de documentos, sino que antiguamente el archivo municipal era simplemente un arca o gran baúl con tres cerrojos y tres llaves donde se guardaba la documentación. Dicha arca sólo podía abrirse en presencia de las tres personas encargadas de custodiar cada una de esas llaves (claveros), que generalmente solían ser, el escribano del concejo, uno de los alcaldes ordinarios y algún regidor. El propio inventario villamalense de 1594 menciona en su primera hoja este tipo de arca tan característica:

 

[…] E luego este dicho dia, mes y año susodicho, en cumplimiento de lo decretado arriba por los dichos oficiales, se abrio el arca y archivo publico en que este conçejo tiene sus libros, privilegios y demas escrituras antiguas y modernas […]

Primeras hojas del inventario de archivo de 1594

Primeras hojas del inventario de archivo de 1594

 

Encontramos también más referencias a esta arca y a los claveros encargados de abrirla, en documentos posteriores. Un claro ejemplo de ello lo podemos ver en un expediente de 1771 de deslinde y amojonamiento del término de Villamalea, donde se dice:

[…] estando en esta sala capitular los señores Don Diego Ortiz Montoia y Parrilla, y Thomas Soriano Anguix, alcalde y rexidor de primer voto de este Ayuntamiento, se abrio el archibo de tres llaves donde se custodian los papeles que en el existen pertenecientes al comun, cada uno de dichos señores con su llabe, e yo el escribano con la mia [...]

 

Con el paso del tiempo, el paulatino crecimiento del volumen documental y la consiguiente falta de espacio en esas arcas de tres llaves, se fue abandonando poco a poco ese tradicional sistema de custodia de documentos, pasando a ser sustituido en su lugar por grandes armarios o habitaciones de archivo, de mucha mayor capacidad. Ese incremento de documentos fue provocando a su vez que los esfuerzos por tener todos los papeles bien organizados, inventariados y custodiados tuvieran que ser también mayores, recayendo por regla general todas esas tareas archivísticas en el propio secretario del ayuntamiento, que pasó a ser la persona encargada del archivo municipal. Un ejemplo de estos trabajos de archivo lo encontramos en un acta del Pleno del Ayuntamiento de Villamalea, fechada el día 5 de julio de 1885, en la que se puede leer:

[...] Por el señor presidente fue enterado el Ayuntamiento de que el secretario que autoriza viene ordenando el Archibo municipal, siendo este trabajo improbo y de mucha utilidad é imperiosa necesidad para el municipio, proponiendo se encargara al mismo la completa ordenacion y custodia de aquel, gratificandole este trabajo extraordinario [...]

 

A pesar de este histórico empeño por guardar y controlar lo mejor posible la documentación municipal, Villamalea terminó sufriendo la triste pérdida de numerosos documentos. Aunque por fortuna, los incendios y las guerras no parecen haber afectado de manera significativa al archivo municipal, la desidia mostrada hacia la documentación durante gran parte del siglo XX, ha terminado por arrebatar al pueblo muchos documentos antiguos; unas veces por albergar los papeles en locales ruinosos y poco apropiados para ello; y otras, por los continuos traslados a los que se ha visto sometida la documentación municipal desde que en el año 1928 el antiguo edificio del ayuntamiento que se situaba en la plaza de Alfonso XII fuera permutado por otro en la plaza de la Iglesia, y la ubicación tanto del consistorio como del archivo fuera desde ese entonces prácticamente itinerante. El descontrol de la documentación por parte de algunas corporaciones locales unido a la negligencia de ciertos operarios municipales a la hora de realizar esos traslados, fue acarreando que documentos muy valiosos para la historia de este pueblo terminaran poco a poco desapareciendo para siempre.

 

Afortunadamente, esa caótica situación cambió de forma radical hace ya algunos años cuando a principios de los años noventa el Ayuntamiento de Villamalea, consciente de la importancia de conservar todo su patrimonio documental, empezó a contratar a distintos archiveros y archiveras en la medida de sus posibilidades para ir organizando poco a poco el archivo, inventariarlo y controlar todas las entradas y salidas de documentos; una laboriosa y ardua tarea que continúa a día de hoy.